MANIFIESTO DEL DÍA DEL PADRE IGUALITARIO

19M. CELEBRAMOS EL DÍA DEL PADRE IGUALITARIO

Por paternidad corresponsable y sin privilegios

#acasaicorresponsable

Desde el movimiento de hombres por la igualdad dedicamos todos los años la celebración del 19 de marzo, Día del padre igualitario, a reivindicar el cambio del modelo tradicional de padre proveedor, autoritario y ausente de la crianza al del padre cuidador, afectivo y corresponsable. Un padre que se compromete, que escucha, que acompaña, que cuida, que disfruta de la crianza, que se ocupa de las tareas domésticas y renuncia a los privilegios que le concede el patriarcado.

En esta celebración hacemos generalmente denuncia, en sintonía con el movimiento feminista, de los obstáculos que todavía dificultan este cambio pleno al que aspiramos. Pero este año, debido a las excepcionales medidas individuales y sociales de protección contra la pandemia del coronavirus, queremos aludir especialmente en las tareas de cuidados que se hacen ahora más imprescindibles que nunca.

Esta crisis de emergencia social - como por otra parte también las crisis personales-  nos pone ante el cuestionamiento de actitudes, valores, roles y comportamientos asociados a la masculinidad tradicional patriarcal. Los atributos "masculinos" asociados a poner la mirada hacia fuera, sobre lo social, sobre el poder, el distanciamiento emocional, la competición, el riesgo y tantos otros resultan ahora inútiles e incluso disfuncionales para afrontar la bofetada que la naturaleza nos acaba de dar.

Es el momento de asumir más tareas de cuidados que nunca, de repartir equitativamente las tareas domésticas, de poner la atención en las pequeñas cosas de cada día, de escuchar las necesidades de las personas con las que estamos compartiendo estos días de confinamiento , de atender tanto a las necesidades propias como las de los otros, de pensar en el bien común, de parar y disfrutar de los detalles, de preocuparnos por nuestra familia y amistades, de evitar riesgos y ser prudentes , de aceptar nuestra vulnerabilidad, de imaginar, de amar. En definitiva afrontar esta revolución interior que aún todos los hombres tenemos pendiente.

AHIGE, 19 de marzo 2020