DECÁLOGO DE HOMES IGUALITARIS

Desde la asociación proponemos que un hombre por la igualdad es aquel que:

 

1. Se acepta a sí mismo como producto de su tiempo y cultura Y, a la vez, ha iniciado un camino personal de búsqueda y replanteo interno de sus valores, esquemas, mecanismos, conductas y pensamientos que entiende que han sido determinados por su proceso de socialización sexista y patriarcal.

 

2. Está aprendiendo a verse a sí mismo como un ser sensible, afectivo y, sobre todo, vulnerable. Además, está intentando superar su tradicional aislamiento emocional para poder reconocer y aceptar sus sentimientos.

 

3. Avanza en un proceso de renovación de su sexualidad, intentando vivir de manera más natural y plena, sin los determinantes que el modelo tradicional masculino patriarcal le ha impuesto.

 

4. Trate de ir superando el miedo y el rechazo ante situaciones de proximidad y complicidad con otros hombres. Comprende que tiene la compañía y la ayuda de otros hombres para su desarrollo vital. No rechaza el contacto físico con otros hombres, ni lo considera negativo. Acepta su apoyo y está aprendiendo a no verlos como competidores.

 

5. Ha iniciado un proceso de replanteamiento de la relación con sus hijos e hijas. Ya no quiere continuarla ejerciendo con un papel secundario e intenta que la relación sea más corresponsable, aprendiendo a implicarse directamente en la educación de ellos y ellas. Además, quiere facilitar una comunicación y relación sana, ayudando a evitar la construcción de esquemas patriarcales.

 

6. Mantiene una actitud de cambio en sus relaciones con las mujeres, sobre las que ya no tolera ningún tipo de desigualdad por razón de género. Por eso apoya activamente a las reivindicaciones feministas. Comprende que no basta con las palabras y que es necesario que los hombres nos posicionamos de forma activa y pública sobre el tema, detectando privilegios y desigualdades.

 

7. Ha adoptado una actitud de tolerancia cero hacia las violencias de género que ejercen los hombres sobre las mujeres. Ha comprendido que "el silencio nos hace cómplices".

 

8. Entiende que hay muchas formas de vivir la propia sexualidad y acepta todo el colectivo LGTBIQ +, reconociendo las discriminaciones y los prejuicios tan arraigados socialmente que hay que combatir activamente. Analiza su sexualidad e identidad de género sin prejuicios, así como la relación personal con esta cuestión.

 

9. Entiende que las reivindicaciones de género están relacionadas con otras luchas que nacen del modelo patriarcal dominante: la lucha contra LGTBI-fobias, el racismo y la xenofobia, y otros discursos de odio.

 

10. Finalmente asume que su objetivo es construir una sociedad en igualdad en que se haya conseguido superar los roles de género y, por ello, entiende que, antes que nada, es él quien tiene que cambiar y revisar los propios privilegios.